El Resoli

El resoli, asimismo conocido como resolí y resol, es un licor propio de la urbe castellana de Cuenca, España y ciertas unas partes de Andalucía, muy consumida en Torralba. Su graduación está en torno a los dieciseis-dieciocho grados y sus ingredientes, si bien cambian en dependencia de la marca que lo fabrica (o bien de la receta artesanal empleada) acostumbran a ser café, anís seco o bien aguardiente, canela en rama, corteza de naranja y de limón, azúcar, clavo y agua.
Es una bebida con un sabor muy propio y se acostumbra a tomar solo o bien con hielo tras las comidas y en muchas ocasiones acompañado de dulces, como el asimismo propio de Cuenca alajú. Las temporadas del año en las que más se acostumbra a consumir el resolí son la Navidad y, sobre todo, la Semana Santa. Tomado con moderación, tiene propiedades digestibles.

El resoli que se halla en establecimientos es embotellado, muy de manera frecuente, en recipientes cuyas formas están íntimamente relacionadas con la urbe de Cuenca: las Casas Colgadas y edificios lindantes, un penitente, etcétera Ciertos restoranes de Cuenca acostumbran a servirlo, como cortesía de la casa tras el postre, en pequeños porrones de cristal.

Como curiosidad podemos destacar que, aunque la grafía adecuada de la palabra es resoli (palabra llana y no acentuada), la mayor parte de los turistas que visitan Cuenca la pronuncian resolí, o sea, como palabra aguda y acentudada. El motivo es por una marca comercial de este licor, que se hizo conocida por 2 cosas: primeramente, por envasar el licor en pequeños recipientes que tenían forma de las habituales Casas Colgadas de Cuenca; y seguidamente, sucede que en la caja, para resaltar la marca, el punto de la “i” lo extendieron, haciendo confundir a la gente su nombre común, y quien adquiría una de sus cajas con el licor embotellado en el recipiente lo pronunciaba con el nombre de “resolí” (al confundir el punto por tilde). La palabra “resoli” procede de “rosoli”; no obstante, “resolí” se define como la mercadotecnia de una marca comercial. Conque tras hacerse conocida ha conseguido que la admita la Real Academia Española como homónimo de la auténtica palabra. En ediciones precedentes el diccionario de La R.A.E. únicamente anexaba en sus páginas las palabras rosoli y resoli, mas en nuestros días, en su última edición, admite rosoli, resoli y resolí.

Deja un comentario